Morir
Título original: Morir
Director: Fernando Franco
Reparto: Marián Álvarez, Andrés Gertrudix, Iñigo Aranburu
Año: 2017
País: España
Duración: 104 min
Género: Drama – Enfermedad
Fotografía: Santiago Racaj
Música: Maite Arrotajauregi
Producción: Kowalski Films / Ferdydurke
Estreno en España: 2017
Distribución: Golem. En DVD: Cameo (http://cameo.es/morir.html)

Podemos ser héroes, aunque solo sea por un día, como en la canción de David Bowie, que precisamente suena en la película en una versión que escuece, que eriza, pero ese heroísmo nunca tiene premio. Ni siquiera consolará. Es el coraje de la antiestética, de fregar un suelo con vómito, de poner una lavadora tras cambiar la funda del colchón de la cama, de simplemente estar ahí. En el derrumbe físico de la agonía y en el derrumbe emocional del miedo.

La relación de pareja frente a la enfermedad terminal

El cine ha convertido el hecho de fallecer en el entorno de pareja en un clamor romántico. Basta sólo recordar un título mítico, Love Story (1970) de Erich Segal. Sin duda cuidar a una persona enferma no es nunca romántico, pero bañado del amor de pareja puede ser algo sublime. Más allá de la ficción encontramos esta realidad en lo cotidiniano de muchos matrimonios que se han enfrentado a esa realidad. De hecho incluso la serie documental de la BBC, El cuerpo humano, en su capítulo El fin de la vida, pone de manifiesto la complejidad del proceso terminal en el seno familiar.

Morir, es una adaptación, incluso más bien inspirada, en la novela homónima de Arthur Schnitzler, en la que describe la degradación física y sentimental de una pareja que se enfrenta a una enfermedad terminal. La diferencia quizás es que la película ahonda más en la perplejidad e incluso la confusión de vivir en primera línea el proceso de una enfermedad terminal. Para el la vida se desvanece y ve como se le escapan sus últimas experiencias. Ella debe asumir que la vida sigue y habrá que empezar de nuevo tras la muerte de su esposo.

Cuidar a una persona con una enfermedad terminal aunque en un contexto amoroso, no tiene nada romántico pero es bien patente que proporciona vivencias inborrables. De hecho, los profesionales de los cuidados paliativos conocen muy bien esta realidad la cual se describe magistralmente en la recopilación de las mismas del libro Destellos de luz en el camino.

La película nos sumerge en el mar que envuelve a la pareja, un mar marcado por la escasa actividad social de ambos y marcada por las propias inercias de la vida en pareja. Para Luis, la negativa de hablar de su enfermedad con su entorno más próximo impide que Marta puede salir de la asfixia inherente a su papel de cuidadora de un enfermo terminal. Marta queda atrapada en un mar de sensaciones que no puede verbalizar. El foco de la película se centra precisamente en este aspecto.

Cuando Luis confiesa a su amada su muerte inevitable, la vida, la convivencia entre ambos se convierte en un tormento sutil pero tenaz mientrsa Marta se debate entre la entrega más abnegada al enfermo y la necesidad de encauzar su vida, al menos, en la posibilidad de un futuro. El recelo y la desconfianza se convierten en un espejo invertido de equívocos y ambigüedades, y este morir el eclipse, imperecedero e irresoluble, del amor.

Morir, no pretende ser un baño de lágrimas y centra su visión en el proceso de erosión de la vida de la pareja a través de diferentes etapas que se van visionando. Las emociones contrapuestas de ahogo y alivio recorren todo el metraje. Desde la propia angustia o fatiga de los cuidados intensivos hasta los pequeños espacios de liberación fuera de la enfermedad. El metraje se centra pues en la relación de Marta y Luis, una pareja de clase media de lo más convencional, instalada como tantas otras en cierta rutina o incluso desencanto. Una pareja cuya vida existencia está marcada por el amor de lo cotidiano con sus clarooscuros, con momentos de pesadez y otros cautivadores.

Morir, no pretende recrearse en los aspectos más duros del deterioro físico y psicológico de Luis, pero se detiene en esos pequeños detalles que ponen en evidencia la enfermedad y como esta repercute en la convivencia de la pareja. No es un drama romántico marcado por la tragedia. Ante todo nos muestra el proceso de desgaste, pero también de aguante, de la relación que se despliega en este marco de cotidianidad. Mientras Luis se apaga poco a poco siente como su vida va perdiendo la calidad que disfrutó y a la vez sinete envidia por la existencia que sobrevive en Marta pese a todo. A su vez ella contempla cómo su independencia mengua a causa de la dedicación al moribundo y las pequeñas escapadas fuera del espacio de la enfermedad no hacen sino más angustiosa su vida.

Un hombre en tránsito hacia la muerte y una mujer enfrentada al dilema de amar la rutina. Ambos contribuyen a crear el tono de esta historia de amor sin clímax románticos pero llena de sensibilidad con una temática que debe ser abordada porque forma parte de nuestras posibilidades en este vivir que compartimos.

Finalmente, hay que mencionar la magistral dirección de Fernando Franco bajo la impresionante interpretación de sus protagonistas, Marian Álvarez y Andrés Gertrúdix, que ponen con todo su esplendor la degradación de la relación de pareja a la vez que la enfermedad la pone a prueba. No hay exageración en la concepción de cada plano y las emociones que efluyen son evidentes pèro contenidas, ahogadas por el dolor pero libres de los prejuicios convencionales sobre la vida, la muerte, la enfermedad o la culpa. No hay poesía en el guión, sino miradas perdidas en un ejercicio libre de los vicios del drama con los que habitualmente se afronta la pérdida. La película, sin duda, deja en el espectador una profunda e intensa herida.

Trailer

Artículos recientes

Cementerios naturales

Cementerios naturales

En el cementerio natural se practica un funeral ambientalmente responsable para facilitar que el cuerpo del difunto se descomponga en la tierra de forma natural y contribuir a fertlilizar una nueva vida. Los principios de un cementerio natural El llamado entierro verde en un cementerio natural (un bosque, un espacio

Leer más ›
Cenizas en el mar

Cenizas en el mar

Gaspar es la tercera vez que en poco tiempo se embarca para depositar las cenizas de un ser querido en el mar. La vida le ha puesto en una situación emocionalmente compleja, pero quizás por este mismo motivo siempre ha considerado que el duelo bien hecho empieza con una ceremonia

Leer más ›
Cremaciones verdes

Cremaciones verdes

Existen otros sistemas alternativos a la cremación con fuego y más ecológicos en términos de emisiones a la atmosfera. Uno de ellos es la ultracongelación de los cuerpos a través de nitrógeno líquido. El otro es la hidrólisis alcalina disolviendo los tejidos corporales con la una solución de hidróxido potásico.

Leer más ›

Una iniciativa de

Terra Fundación
Fundación Tierra es una ONG ambiental independiente y sin ánimo de lucro, implicada en el cambio de hábitos. Desde 2005 divulga conocimiento sobre ecología funeraria, analiza el impacto ambiental del sector en España y desarrolla certificaciones ecológicas para productos funerarios.​
DKV Salud y bienestar
DKV es la única compañía que ofrece un seguro de decesos ecológico en España. Desde 2012 fomenta la innovación ambiental en el sector funerario, exigiendo a sus proveedores el cumplimiento de requisitos ambientales. También promueve la planificación del sepelio entre sus asegurados.