Para reflexionar

Obras que te ayudarán a reflexionar sobre la consciencia

Y yo, ¿también moriré?
Enseñar a los más pequeños de casa a vivir saboreando cada instante, a expresar sus entiments o despedirse de alguien que se ha muerto es una tarea que primero tenemos que aprender antes que nadie los adultos. Esto es lo que pretende Xusa Sierra -enfermera especializada en procesos de duelo-, con un libro en el que nos da las claves para ayudar a nuestros hijos a desarrollar herramientas emocionales para afrontar una muerte, una separación, una enfermedad grave, y llegar a la edad adulta sabiendo gestionar las pérdidas de cualquier tipo.
Sobre el duelo y el dolor
Aplica las cinco fases del dolor -negación, ira, negociación, depresión y aceptación- al proceso del duelo y mezcla teoría, inspiración y consejos prácticos, todo basado en las experiencias personales y profesionales de Kübler-Ross y David Kessler. Incluye historias cortas e ilustrativas sobre temas diversos y capítulos sobre la tristeza, los recuerdos, los sueños, el proceso de aceptación y el aislamiento durante el proceso del duelo.
Tiana y el Sapo
En esta tierna película basada en el libro de la princesa rana de E.D. Baker, los protagonistas tienen que despedir a uno de sus amigos Ray (La luciérnaga), que ha sido herido por el villano hombre de las sombras. Un film de animación muy útil para trabajar por proceso del duelo en los niños.
La decisión De Anne
Una modesta pero sólida historia familiar en la que se debate la problemática de una niña enferma terminal de cáncer y este argumento sirve para ofrecer una reflexión sobre  el alcance de determinades decisiones sobre la vida tanto en el sentido humanista como ético. La película nos inivita a evocar el contraste entre un presente forzadamente animoso y un probable futuro trágico.
Belleza oculta
Una historia de luto basada en la vida de un publicista tan paralizado por el dolor tras la muerte de su hija que sus socios deciden contratar a varios actores para que lo acosen en público haciéndose pasar por la Muerte, el Tiempo y el Amor; el objetivo no es lo que parece y es la excusa para ayudarle a afrontar el duelo.
Morir
Podemos ser héroes, aunque solo sea por un día, como en la canción de David Bowie, que precisamente suena en la película en una versión que escuece, que eriza, pero ese heroísmo nunca tiene premio. Ni siquiera consolará. Es el coraje de la antiestética, de fregar un suelo con vómito, de poner una lavadora tras cambiar la funda del colchón de la cama, de simplemente estar ahí. En el derrumbe físico de la agonía y en el derrumbe emocional del miedo.
Explícame qué ha pasado
Ningún niño es demasiado pequeño para darse cuenta de cuándo una persona importante ya no está allí. Des de “Mamá, ¿porqué el pez no se mueve?” hasta “El abuelo está muy enfermito, ¿se va a morir? ¿Dónde irá? ¿Lo volveré a ver?” Son preguntas que nos pueden plantear los más pequeños. Los adultos a menudo tratamos de protegerlos contra el dolor diciéndoles poco o nada sobre lo sucedido, pero con eso no les ayudamos ya que por sí mismos no son capaces de entender la realidad de una pérdida, que implica y significa.
La correspondencia
Una joven universitaria que trabaja como doble en escenas de acción de series de televisión y películas se ve constantemente expuesta a situaciones muy peligrosas. Su vida se debate entre el riesgo mortal por sublimar la horrible sensación por sentirse responsable del trágico destino de su padre y el amor por su profesor de astrofísica la intentará ayudar a recuperar el equilibrio perdido incluso después de muerto.
Te lo contaré en un viaje
Carlos Garrido narra en primera persona la historia de su hija y de su relación con ella, brutalmente sesgada al descubrir que ésta padece una enfermedad mortal. La explica con un discurso íntimo hilvanado a dos voces, la de su hija y la suya, con el que deja un testimonio impresionante. Te lo contaré en un viaje tiene el ritmo de una novela y es un libro vivo, tierno, terrible y reconfortante a la vez.