Lucky
Director: John Carroll Lynch
Reparto: Harry Dean Stanton, David Lynch, Ron Livingston, Ed Begley Jr., Tom Skerritt, Beth Grant, James darren, Barry Shabaka Henley, Yvone Huff Lee
Año: 2017 (Estrenada el 29 de septiembre de 2017 en Estados Unidos)
País: Estados Unidos
Duración: 88 min
Género: Drama
Fotografía: Tim Suhrstedt
Música: Elvis Kuehn
Montaje: Basado en un guión de Logan Sparks y Drago Sumonja
Producción: Ira Steven Behr, Danielle Renfrew, Greg Gilreath, Adam Hendricks, Richard Kahan, John H. Lang, Logan Sparks, Drago Sumonja
Estreno en España: Mayo 2018
Distribución: Avalon

Lucky es la historia de un ateo endurecido, un veterano de la Marina de EE. UU. Y un veterano residente de su remota ciudad en el desierto, Lucky es, ante todo, una hombre de hábitos. Después de comenzar cada mañana con un régimen de yoga intensivo, se pone una camisa a cuadros, botas y un sombrero de vaquero y se dirige a un restaurante cercano para tomar una taza de café y terminar un crucigrama. Por la tarde se va a comprar, cigarrillos  y vuelve al bar donde se mira programas de TV y puede discutir hasta bien entrada la noche con los habituales del recinto

Un dìa Lucky se derrumba repentinamente en su casa y teme los comienzos de una trama que se pone en marcha, una que, de acuerdo con las tendencias sentimentales de otras películas que superficialmente se parecen a esta, podría terminar con nuestro héroe en una habitación del hospital. Afortunadamente, “Lucky” elude esos clichés. La razón de su caída nunca se explica, y su médico (Ed Begley Jr.) proclama que tiene una salud irrazonablemente buena. “Eres un hijo de puta duro”, dice, admitiendo que en este punto, incluso dejar de fumar probablemente haría a Lucky más daño que bien.

El final es inevitable, pero mientras no llega se irán sucediendo escenas impagables en las que Lucky asume la reacción de Stanton -un gruñido, una maldición o una mirada sin palabras- mientras la escena avanza silenciosamente. Estamos frente a una meditación sobre la moralidad, la soledad, la espiritualidad y la conexión humana. John Carroll Lynch, director de Lucky, nos ofrece a la vez una carta de amor a la vida y un homenaje a la carrera de un actor como Harry Dean Stanton.

Lucky, que no cree en la vida después de la muerte, no va a cambiar su postura y no está particularmente interesado en afirmar o negar su punto de vista. En cambio, la película nutre una silenciosa sensación de misterio, contenida en el conocimiento de que ni una mentalidad optimista ni una actitud cruel y nihilista pueden realmente capturar la experiencia completa de la vida cuando se vive con coherencia a lo que uno desea.Así cuando una camarera del bar (Yvonne Huff) pasa por su casa para ver cómo está él después de su caída, terminan fumando un porro y viendo una vieja serie de televisión, un interludio adorable y melancólico que termina con la difícil admisión de Lucky de que tiene miedo de lo que aún queda por ver.

En entorno del protagonista es una población del desierto, en un espacio más bien parecido al de la pequeña ciudad que recuerda en su versión más polvorienta y menos malévola a la de Twin Peaks el espectáculo cuyo reciente resurgimiento le dio a Stanton uno de sus otros papeles finales en la pantalla. Mientras este de forma inexorable en  un accidentado paisaje desértico, camina  lenta pero decididamente hacia su próximo destino.

Stanton es el personaje principal, cuyo apodo se remonta a sus días de la Marina. Una encantadora fotografía del joven Stanton, un marinero firme en la vida real durante la Segunda Guerra Mundial, contrasta con su ahora flaccido cuerpo, vestido con ropa interior blanca y pegajosa. En este entorno se mueve un hombre cuya ciudad  es suficientemente pequeña como para que este pueda ir a todas partes simplemente caminando y satisfacer de forma simple sus rutinas sin más.

Lucky se mueve lentamente, y los crucigramas que lo absorven son la excusa para una reflexiona sobre la naturaleza de la Vida. Ver lo que realmente existe y “estar preparado para enfrentarlo en consecuencia” es el tema principal. Quienes lo rodean evalúan su impresionante edad y danzan frente a la invitación que ya le brinda la muerte desde la trastienda. “Esas cosas te van a matar”, dice el dueño del restaurante sobre los cigarrillos que Lucky habitualmente intenta encender en el mostrador. Pero su respuesta no es menos hábil: “Si pudieran, lo habrían hecho ya”.

En el film hay claramente guiños a la vida real de Stanton, como su predilección por tocar la armónica, un momento musical cerca del final que permite al espectador recuperar el aliento. Audaz pero frágil, completamente inquietante, la escena se lleva a cabo exquisitamente. Lucky es ya una obra maestra que habrá que atesorar para dar una idea diferente al significado de la Vida y la Muerte.

El actor

Harry Dean Stanton, un veterano actor amado por su aspecto de pocos amigos, contaba en su elenco con la participación de más de 200 apariciones en cine y televisión a su nombre. A los 91 años, murió por causas naturales el 15 de septiembre 2017, unas días antes del estreno comercial en cines (29 de septiembre en Estados Unidos).

Nacido en Kentucky en 1926, Stanton sirvió en la Marina de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Estudio en el famoso Pasadena Playhouse y tras ello dedicó literalmente décadas de trabajo como actor de televisión apareciendo (a veces varias veces) en una serie de películas de la TV y thrillers de crímenes, como Rawhide, Gunsmoke y Bonanza.

La gran revelación de Stanton finalmente le llegó en 1984, cuando en el mítico film París- Texas de Wim Wenders fueron aprovechadas  plenamente las fortalezas del actor. Así que es un regalo notable para los cinéfilos que Lucky sirve como un escaparate de primera clase para este impresionante actor, así modo de la última canción de un artista que no le podía haber salido mejor.

 

 

Artículos recientes

Cementerios naturales

Cementerios naturales

En el cementerio natural se practica un funeral ambientalmente responsable para facilitar que el cuerpo del difunto se descomponga en la tierra de forma natural y contribuir a fertlilizar una nueva vida. Los principios de un cementerio natural El llamado entierro verde en un cementerio natural (un bosque, un espacio

Leer más ›
Cenizas en el mar

Cenizas en el mar

Gaspar es la tercera vez que en poco tiempo se embarca para depositar las cenizas de un ser querido en el mar. La vida le ha puesto en una situación emocionalmente compleja, pero quizás por este mismo motivo siempre ha considerado que el duelo bien hecho empieza con una ceremonia

Leer más ›
Cremaciones verdes

Cremaciones verdes

Existen otros sistemas alternativos a la cremación con fuego y más ecológicos en términos de emisiones a la atmosfera. Uno de ellos es la ultracongelación de los cuerpos a través de nitrógeno líquido. El otro es la hidrólisis alcalina disolviendo los tejidos corporales con la una solución de hidróxido potásico.

Leer más ›